Opinión

La necesidad de reaccionar

“ …El optimismo que debemos generar en estos momentos no debe, pues, fundamentarse en espejismos y vanas ilusiones, sino en la firme convicción de que, ante una tiranía tan absurda y atroz, y ante el horror intolerable al que pretende someternos, nuestros máximos esfuerzos y sacrificios en pos de una causa absolutamente vital y justa no sólo son necesarios, sino que además no serán en vano”.   Miguel Ángel Martínez Meucci* ¿Hasta qué punto puede caer un país? ¿Cuán malas se pueden poner las cosas para toda una sociedad? Estas son, probablemente, preguntas que todo venezolano, así como toda persona que conoce o se interesa por Venezuela, se hace hoy día. Con seguridad la mayoría es ahora más pesimista que hace unos años, dado que para muchos la situación actual resultaba inconcebible. Ahora, cuando el peso de las evidencias resulta abrumador, es más difícil que nunca la tarea de cambiar el rumbo de una nación que se ha enfilado hacia el abismo. Las consecuencias de resultar negativamente sorprendidos por esta debacle van más allá de lo tangible. No sólo está mucha gente incapacitada para afrontar materialmente la crisis actual, sino que además resulta difícil el mero hecho de existir, de estar ahí, de vivir mientras se contempla todo lo que pasa y se trata de entenderlo. Las reacciones son tan variadas como lo es el género humano, pero predominan la tristeza y la desazón, sin excluir a quien todavía confunde negación con esperanza, quien persiste en hacer lo mismo que hasta ahora (lo cual, a veces, significa no hacer nada) porque encuentra en esa obstinación el consuelo que echa...

La política venezolana está lejos de iniciar una transición hacia la democracia

La Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la UCV  y la Dirección de Investigación Legislativa de la Asamblea Nacional debatieron sobre la Dinámica del cambio político en Venezuela en homenaje a Juan Carlos Rey, fundador del Instituto de Estudios Políticos de esa Casa de Estudios. Juan Carlos Rey, politólogo venezolano con amplia trayectoria en el campo de las ciencias políticas, expuso sobre la “Democracia y el populismo en Venezuela”, e indicó que en la Venezuela del siglo XX  imperaron dos modelos democráticos a los que denomina populistas: un modelo de democracia mayoritaria y el otro de democracia pactista. Entendiendo el término”populismo” como la tendencia política que dice defender los intereses y aspiraciones del pueblo, indicó que “el sistema democrático del “trienio adeco” (1945-48)  responde a un modelo de democracia populista mayoritaria, en el cual el gobernante era exclusivamente el que había obtenido la mayoría de votos en las elecciones y se relegaba o excluía del gobierno a las minorías”. Mientras que “el sistema político que se instaura a partir de 1999 “: chavismo”, responde a un modelo que se suele llamar democracia pactista, en el cual las decisiones públicas importantes no podían ser el resultado de aplicar el principio o regla de la mayoría, sino que debían contar con la aprobación de diversos grupos políticos y sociales, aunque fueran minoritarios”, indicó. Por su parte, el politólogo y especialista en análisis de datos, José Magdaleno, señaló que la política venezolana está lejos de iniciar una transición hacia la democracia. Explicó que el actual gobierno venezolano es un régimen autoritario hegemónico, con rasgos de totalitarismo y que para comenzar a vislumbrar...

Perán Erminy: Un artista que siempre creyó en el respeto a las ideas

“Escritor y a la vez pintor. Apasionado del cine y a la vez de las artes plásticas. Analista del arte popular y a la vez del llamado arte culto. Polémico y a la vez mediador. Locuaz y a la vez reservado. Asertivo, valiente y a la vez respetuoso con las ideas ajenas. De blanca cabellera alcanzada con la edad y, a la vez de juvenil vehemencia para defender sus convicciones” María Elena Ramos. Laberintos, 2011. Fundación BBVA Perán Erminy nos dejó el pasado 06 de marzo. Según Wikipedia, su verdadero nombre era Pedro Antonio. En su batalla con la enfermedad que le aquejaba, y dada las carencias de medicamentos en el país, pudo ser testigo de la gran manifestación de apoyo que le otorgaron sus numerosos amigos, alumnos e algunas instituciones que conocían  la magnífica labor que desarrolló en favor  del quehacer artístico y el respeto por  las artes y por lo tanto merecía un espaldarazo Fue uno de los fundadores de la Asociación Internacional de Críticos de Arte de Venezuela (AICA), de la Asociación de Críticos Cinematográficos (ACC), y de la Asociación Venezolana de Artistas Plásticos (AVAP).  Entre  su larga trayectoria figura su rol como creador. En la última exposición que le organizara la Fundación BBVVA en 2011, se pudo  apreciar el trabajo de este artista  que quizás muchos lo  conocían más como crítico, escritor y docente que como artista plástico. Estuvo junto a Los Disidentes en los años 50, enfrentándose a un Círculo de Bellas Artes demasiado conservador para el gusto de las nuevas generaciones. Participó en  El Techo de la Ballena en los 60, grupo vanguardista...

La diáspora: nueva realidad organizativa

Tomás Páez @TomasPaez* El incontenible aumento de la diáspora venezolana en todo el mundo, y en particular en los países latinoamericanos y del Caribe, testimonia una original y novedosa realidad en términos cuantitativos y cualitativos. La oleada migratoria que hoy vivimos crece a la velocidad con la que se profundiza la peor crisis humanitaria que ha conocido Venezuela en el último siglo. Las evidencias de ello están a la vista y han sido debidamente documentadas en videos, artículos y estudios y en la incesante multiplicación de solicitudes de asilo y refugio cuya elocuencia nos ahorra palabras. Los ciudadanos venezolanos devengan salarios miserables con los que resulta imposible el acceso a los bienes más elementales, de los que además carece el país. Cuantificados en dólares se asemejan a los que perciben los ciudadanos cubanos bajo el régimen que la dictadura venezolana idolatra, plagia y al que obedece con indiscutible placer, pese a que Venezuela aporta los recursos que les sustrae a los ciudadanos venezolanos. La crisis económica está acompañada de una temible inseguridad, aderezada con impunidad, motivos que explican e impulsan el monumental flujo migratorio de los dos últimos años que está ejerciendo una gran presión sobre los países vecinos, en particular sobre Colombia y Brasil. Estos países fronterizos han establecido centros de refugio, con el apoyo de terceros países e instituciones, con el objeto de atender las acuciantes necesidades de decenas de miles de venezolanos que a diario cruzan las fronteras en busca de medicinas, alimentos y trabajo. Agradecemos profundamente a los gobiernos democráticos su comprensión de la honda crisis que sufren los venezolanos, a quienes acogen y facilitan...

Decálogo del Populismo / Enrique Krauze

Enrique Krauze escribió este decálogo en 2005. Es historiador y escritor liberal mexicano. Miembro de la Academia Mexicana de la Historia y de El Colegio Nacional, es además director de la Editorial Clío y de la revista cultural Letras Libres. Autor de más de 20 libros....

Merecemos elegir

Por: Cecilia García Arocha* Las sociedades democráticas surgen a partir de la organización social. ¿Cuál es el objetivo de esta organización? Que sea la ciudadanía quien ejerza el poder. ¿Y cómo lo logra? A partir del momento en que ese poder permite la confluencia de distintos valores como la formación, la educación, la preparación, la información, la capacidad de gestionar y proponer a través de individuos que se preparan para ejercer el liderazgo de diversos ámbitos. Sobre esos líderes que además deben tener la capacidad de unificar, porque nada, ni siquiera el proyecto más pequeño que podamos imaginar se construye dividiendo, cae la responsabilidad de llevar adelante las ideas, planteamientos y propuestas para los cuales fueron elegidos y parte del ejercicio de la ciudadanía radica en tener la capacidad de supervisar, cuestionar, exigir y demandar resultados acordes a sus necesidades. Si hacemos confluir estos conceptos de democracia, liderazgo y ciudadanía, podemos reflexionar juntos sobre el derecho que tenemos a elegir, lo cual significa que tendríamos que voltear la mirada hacia aquellos líderes que presenten propuestas concretas a la solución de los problemas que atravesamos. No es necesario, en este momento, como mucha gente piensa, recurrir a aquellos enormes programas de gobierno, que respondiendo a un momento de nuestro desarrollo, eran necesarios, válidos y que a su vez permitieron que avanzáramos en grandes temas como nación. Fueron tan importantes que el mundo volteaba a vernos como consecuencia de nuestros grandes logros. Algunos de ellos como la Universidad Central de Venezuela,  una red de hoteles turísticos en todo el país, el aeropuerto en crecimiento constante perfilándose como Hub para América del Sur.El...

Demasiado tarde para una solución convencional

Los fenómenos políticos no son estáticos, sino que están marcados por el cambio constante. En lo que a regímenes políticos respecta, éstos mutan y dan origen a dinámicas que, con el paso del tiempo, propician la sustitución de unos por otros. La democracia no es una excepción. Hemos llegado a 2018 y los estudiosos del tema en el plano internacional parecen cada vez más preocupados por la suerte de las actuales democracias, las cuales a veces corren el riesgo de dar paso a regímenes autocráticos. Casos insólitos como el de la Venezuela actual contribuyen a recordar que, por más sólidas y prósperas que puedan parecer, las democracias contemporáneas no son invulnerables ni eternas. Como todas las cosas vivas, las democracias también sucumben. La tradición del pensamiento político occidental nos enseña que éstas suelen perecer a manos de los demagogos que surgen de sus propias entrañas, al amparo de las libertades que tales regímenes pregonan y garantizan. La explicación nos resulta dolorosamente familiar y comprensible a los venezolanos de nuestro tiempo. No obstante, y a pesar de todo, la idea de que la naturaleza de los fenómenos políticos es cambiante parece seguir siendo increíblemente esquiva para muchos, quizá demasiados, entre quienes enfrentan al régimen que hoy preside Maduro. Una de las cosas que ha complicado la caracterización del chavismo como régimen político ha sido, precisamente, la naturaleza cambiante que exhibe a lo largo del tiempo. La incredulidad y la falta de reflejos han pesado como una losa sobre quienes a menudo han tenido la responsabilidad política e histórica de comprender este régimen y, especialmente, de detenerlo. Si en un principio...

Declaración de guerra

*Humberto García Larralde, humgarl@gmail.com El reciente “decreto” del órgano partidista que posa como asamblea constituyente, fijando las elecciones presidenciales antes del 30 de abril, representa una declaración de guerra contra el pueblo y contra los países que apoyan la democracia en Venezuela. El hecho de anunciarse como respuesta a las sanciones a 7 altos funcionarios del gobierno impuestas por la Unión Europea, acusados de atropellar los derechos humanos, y la expulsión del embajador español, así lo confirman. Ese “decreto” no propone una contienda para expresar –en “libérrimos comicios”– las preferencias mayoritarias sobre quién debe ser presidente, sino cómo escamotear éstas. ¿Acaso ofreció garantías para un proceso limpio, aceptó los observadores internacionales y el nombramiento de un CNE paritario? ¿Permitirá que la diáspora de 3 millones de venezolanos ejerza su derecho a votar en el extranjero? No. Más bien vacía la elección de toda amenaza a su poder imponiendo condiciones que aseguren su triunfo, pero cobijándose en una retórica “revolucionaria” que proyecta a los chavo-maduristas –y sólo a ellos– como el “pueblo” (verdadero). El fin del “decreto constituyente” es refrendar que ellos son “el pueblo” y, por ende, dueños del país –¡no para indagar quién es mayoría! Los fascistas se saben en minoría desde la elección para la Asamblea Nacional de diciembre, 2015. Aprendieron y ahora confiscan toda posibilidad de que el pueblo elija a otro que no sea Nicolás Maduro. Lo que el decreto pone de manifiesto es que las mafias que se han apoderado del país no van a soltarlo por las buenas. Por si faltaran pruebas, está la negativa del tsj írrito a legalizar a la MUD...

La diáspora venezolana: Latinoamérica, el Caribe y Colombia

Tomás Páez @TomasPaez*  “Venezuela no se ha perdido, ni se perderá nunca, porque un ciudadano se burle del Presidente. Venezuela se perderá cuando el Presidente se burle de los ciudadanos” Carlos Soublette La diáspora no cesa de crecer y cada día que pasa aumenta su número y se intensifica su velocidad. Su incremento es directamente proporcional al terrible colapso económico y a la crisis humanitaria que ha creado la dictadura socialista. Hay quienes argumentan que este es una característica del modelo puesto que no existe socialismo sin diáspora, como lo corroboran todas las evidencias. Este rasgo exclusivo se añade a sus atributos más conocidos: escasez, hambre, racionamiento y muerte. El régimen se burla de los ciudadanos, un síntoma de que el país se está perdiendo. Lo engaña violando la Constitución, ocultando información, escondiendo la realidad, mintiendo hasta el extremo de desconocer la grave crisis humanitaria que padecen los venezolanos en todo el mundo y que ya comienza a cobrar vidas. Las decenas de millones de muertos que el modelo socialista ha provocado siempre se inicia a cuentagotas antes de convertirse en avalancha. El colapso económico genera escasez de todo y en particular de medicinas y alimentos que ocasionan desnutrición y han provocado muertes. Estas se suman a las que ha provocado la reciente “masacre de El Junquito” y las que arrojan las espeluznantes cifras del número de homicidios, más de 26.000 durante el año 2017. El acumulado durante los últimos 19 años se aproxima, peligrosamente, al de los muertos que ha provocado la guerra en Siria a lo largo de 7 años de confrontación bélica. Tan espantosos resultados indican...

Presente y futuro del país: Desacuerdos políticos, actos de fuerza de la ANC y posibles primarias

En los comicios realizados recientemente en el país, se genera un resultado muy alejado de lo que algunas encuestas vaticinaban y un error de la oposición que culmina con el gobierno alzándose con la mayoría de las gobernaciones y alcaldías en medio de una situación política tan delicada, como para que algunos países hayan entendido que Venezuela requiere de un acompañamiento internacional para reactivar un diálogo entre líderes del gobierno y de la oposición. Una vez más, el objetivo es buscar el consenso sobre aspectos importantes que le den respuesta a la crisis y que se logre un cronograma electoral para el desarrollo de las presidenciales 2018 en paz, afirmó Eglée González Lobato, profesora universitaria, catedrática del doctorado en Ciencias Políticas de la UCV y directora de la cátedra libre Democracia y Elecciones y del Proyecto Entendimiento Nacional (PEN), En el marco de toda esta realidad, ¿qué opinión le merece la no participación de algunos partidos políticos en las recientes elecciones? No concurrir a elecciones porque no habían condiciones electorales y que esas condiciones se iban a lograr para las presidenciales, me resulta un error político. No solamente la oposición no gana, sino que además pierde los 76 puestos de los 335 que había obtenido en el 2013. En mis estudios en materia electoral, yo siempre apelo digamos a la generosidad para tratar de entender lo que cada uno hace por el país. Trato de ponerme en los zapatos del otro, pero eso que hicieron los cinco partidos de no ir a elecciones significó abandonar a los electores, porque tampoco aportaron la maquinaria electoral tan necesaria para lograr el...