“Los hombres, aunque han de morir, no nacieron para morir, sino para innovar”.

Por Hannah Arendt

“La forma más extrema de poder es “todos contra uno”, la forma más extrema de violencia es “uno contra todos”.

Por Hannah Arendt
l

Biografia

Hannah Arendt fue una filósofa judeo-alemana, nacida el 14 de octubre de 1906 en Linden-Limmer, Hannover. Sus aportes a la teoría política, cuestionados o vistos con escepticismo a lo largo de su vida, se han ido haciendo cada vez más influyentes durante las últimas décadas, especialmente luego del desmoronamiento del régimen soviético, hasta llegar a despertar el profundo interés de la filosofía política de nuestro tiempo. Desde muy joven Arendt mostró una profunda inclinación hacia la poesía griega clásica y la filosofía en general. Cursó sus estudios de filosofía en las universidades de Marburgo (Hesse), Albert Ludwig (Freiburg) y Heidelberg (Baden-Wurtemberg). Contó entre sus profesores a Martin Heiddeger, Karl Jaspers, Edmund Husserl, Nicolai Hartmann y a los teólogos Rudolf Bultmann y Romano Guardini. Se doctoró a los 22 años con la tesis “El concepto de amor en San Agustín”. Llegó a dominar, aparte del alemán que era su lengua materna, el griego, el latín, el francés y el inglés. En 1933 fue brevemente detenida por las fuerzas de policía del III Reich, pero al ser liberada escapó de la Alemania nazi. Se radicó en París, donde residió durante 8 años que posteriormente consideraría como los “más felices” de su vida. En 1937 el régimen nazi le retiró la nacionalidad alemana. En Francia, se dedicó a un intenso activismo político, ayudando a judíos que escapaban de Alemania, y pudo mantener contactó con buena parte de la intelectualidad europea de la época. En 1940, ya bajo la ocupación alemana, fue recluida durante 5 semanas en un campo de concentración, pero logró escapar y huir a Nueva York a través de la frontera franco española y vía Lisboa. Durante los primeros años en Estados Unidos Arendt mejoró su inglés mientras sobrevivía trabajando para la editorial Schoken, entre otras ocupaciones. En 1951 lograría obtener la nacionalidad estadounidense y desarrollar su carrera como académica en el Brooklyn College y en las universidades de Princeton, Chicago y la New School for Social Research de Nueva York. En este país escribiría sus obras más influyentes. Entre ellas cabe señalar “Los orígenes del totalitarismo”, “La condición humana”, “Sobre la revolución”, “Sobre la violencia”, “Eichmann en Jerusalén”, “Entre pasado y futuro” y la inconclusa “La vida del espíritu”. La obra de Arendt se caracterizó siempre por su profunda originalidad, por su desapego a todo tipo de ideologías o teorías condicionadoras del pensamiento libre, y por el carácter intensamente polémico de la crítica que generó. Mujer en un mundo académico hasta entonces profundamente dominado por hombres, judía alemana en los Estados Unidos, considerada como antimarxista, sionista y conservadora por las izquierdas revolucionarias y como izquierdista antipatriótica por los sectores de la derecha conservadora en ese país y del judaísmo, Arendt nunca generó indiferencia. Sus principales aportes a la teoría política tienen que ver con el análisis del totalitarismo como fenómeno inédito y disruptor de la historia, valores y creencias de Occidente, con el estudio de la violencia en general y su impacto en los fenómenos políticos, con el problema de la fundación de los órdenes civiles y comunidades políticas, con la comprensión de los diversos estadios o niveles de la vita activa y de la vita contemplativa, y con la primacía que, en el plano de estos dos ámbitos, y respectivamente, otorga a las facultades humanas de la acción y del juicio. Hannah Arendt falleció el 4 de diciembre de 1975, días después de terminar de escribir la segunda de las tres partes que debían integrar su último libro, “La vida del espíritu”. En 2006, un grupo de académicos y trabajadores sociales venezolanos, con el Prof. Heinz Sonntag a la cabeza y preocupados por las dinámicas totalitarias que iban tomando cuerpo en Venezuela, deciden fundar una organización para estudiar, denunciar y combatir dichas dinámicas, bautizándolo con el nombre de Observatorio Hannah Arendt en honor a la pensadora judeo-alemana.
Por Miguel Ángel Martínez Meucci.

|

Fragmentos

 “El papel de la política, consiste en crear una esfera común en la que unos seres humanos diferentes, con visiones y voluntades diferentes –y a menudo opuestas–, puedan actuar y hablar de modo confiado y libre como participantes en igualdad de condiciones […] El fin del mundo común ha llegado cuando se ve sólo bajo un aspecto y se le permite presentarse únicamente bajo una perspectiva”.

La Condición Humana (1993), Editorial Paidós, Barcelona, p. 67.

¿Qué son las ideologías? “Sistemas basados en una sola opinión que resultaba ser lo suficientemente fuerte como para atraer y convencer a una mayoría de personas, y lo suficientemente amplia como para conducirla a través de las diferentes experiencias y situaciones de una vida moderna media. Porque una ideología difiere de una simple opinión en que afirma poseer, o bien la clave de la historia, o bien la solución de todos los o el íntimo conocimiento de las leyes universales ocultas de las que se supone que gobiernan a la Naturaleza y al hombre. Pocas ideologías han ganado suficiente importancia como para sobrevivir a la dura lucha competitiva de la persuasión y sólo dos han llegado a la cima y han derrotado esencialmente a las demás: la ideología que interpreta la Historia como una lucha económica de clases y la que interpreta a la Historia como una lucha natural de razas”.

The origins of the totalitarianism , publicado en 1951. Edición en español, Los Orígenes del Totalitarismo (2004), Editorial Taurus, Madrid, p. 222.