El OHA ante el acuerdo de la AN pidiendo la intervención de las universidades

UCV

El Observatorio Hannah Arendt ante el acuerdo de la Asamblea Nacional pidiendo la intervención de las universidades

El Observatorio Hannah Arendt deplora el acuerdo aprobado por la mayoría oficialista en la Asamblea Nacional el pasado 3 de noviembre pidiendo la intervención de las Universidades Públicas. Años de presupuesto insuficiente a nuestras máximas Casas de Estudio han resultado en dificultades para reponer cargos docentes y equipos, mantener su planta física, adquirir insumos de trabajo y reactivos para sus laboratorios, así como en el deterioro de los servicios estudiantiles y de extensión, poniendo en peligro la calidad de los procesos de enseñanza-aprendizaje, de investigación y de servicio a comunidades, que son su razón de ser. Los trabajadores universitarios padecen actualmente los peores niveles de remuneración real de que se tenga memoria, dada la altísima inflación desatada por el obstinado empeño del Ejecutivo en mantener políticas destructivas de la actividad económica. Hoy un profesor universitario, con el ajuste reciente de sueldo que la Asamblea Nacional se jacta en ensalzar, gana apenas la octava parte de lo que perciben sus colegas en otros países de América Latina. Y, como si la situación no fuese suficientemente crítica, el Ministerio de Educación Superior, avalado por un dictamen del Tribunal Supremo de Justicia, obliga a las Universidades Nacionales a aceptar un gran número de nuevos estudiantes seleccionados con base a dudosos criterios que, junto a los que ingresan por méritos académicos, hacen prácticamente imposible la educación de calidad que estos bachilleres se merecen. 

La mayoría oficialista de la Asamblea Nacional, menospreciando las penurias del quehacer académico y los justos reclamos laborales de profesores y empleados que han llevado a las universidades al borde del cierre técnico, pretende descargar la responsabilidad de tales quebrantos en las autoridades rectorales, la dirigencia laboral y la propia comunidad universitaria, para solicitar su intervención por parte del Ejecutivo Nacional. Ofenden a los universitarios al acusarlos de insubordinación ante la ley por defender sus derechos y de convertir a las universidades nacionales en “espacios de decadencia”, desconociendo los invalorables aportes al país que estas Casas de Estudio han realizado en el ejercicio de sus fueros autonómicos. Y en retaliación por los señalamientos críticos que le corresponde a las universidades hacer ante las injusticias y desaciertos en la conducción del país, la bancada oficialista asume la postura de una dictadura al  pregonar su intervención, en violación de lo dispuesto en el artículo 109 de la Constitución Nacional.

El Observatorio Hannah Arendt manifiesta su solidaridad con la comunidad universitaria y hace un llamado para que prive la sensatez en la defensa de una institución que es imprescindible para sacar al país del grave descalabro en que ha caído. La defensa de la autonomía universitaria es condición sine qua non para que éstas puedan cumplir con su elevada misión ante el país. Mal puede el gobierno ser actor de la violación de estos fueros y es deplorable que la mayoría de la Asamblea Nacional así se lo pidan. La intervención de estas Casas de Estudio representaría un grave contratiempo al clima de libertades que son base de la democracia, así como para las posibilidades de desarrollo del país, para los cuales las Universidades son una herramienta imprescindible.