Las insólitas elecciones de 1835

Las insólitas elecciones de 1835

Telón de fondo por Elías Pino Iturrieta ¿Cuesta mucho la implantación de hábitos republicanos? ¿Se puede pensar que las pautas de un gobierno de cuño liberal logren establecimiento en una década, o en un lapso menor, especialmente cuando apenas se han manifestado antes en el papel, pero jamás en los hechos concretos del juego por el poder? Estamos ante un asunto en torno a cuya explicación predominan las cautelas, es decir, la idea de que seguramente sean procesos que solo logran florecimiento en plazos largos. Como deben enfrentar una tradición de autoritarismo, o de fuerzas negadas a los cambios, es aconsejable pensar en fenómenos de difícil arraigo. De allí la trascendencia de las elecciones presidenciales de 1835, cuyo desarrollo fue, a primera vista, una hazaña del civilismo ante la influencia de unos sables afilados que parecían imbatibles. Después de la batalla de Carabobo comenzó en Venezuela una discusión sobre la necesidad de desmantelar a Colombia, que poco a poco fue ganando adeptos. De los reparos aislados se pasó a una polémica de prensa en la cual destacaron los ataques contra la dictadura establecida en Bogotá, y planteamientos cada vez más urgentes sobre la necesidad de fundar el republicanismo genuino que no había salido de los campos de batalla. Decenas de impresos animaron el ambiente de la secesión, hasta convertirla en una necesidad vital. Se llegó a justificar el tiranicidio para salir del candado de los reinosos, y no faltaron los clamores por una revolución armada que lograron atemperarse en las reuniones de la Convención Constituyente de Valencia, ocurrida en 1830. Los directores de la orquesta llevaban levita y corbatín,...
La desconocida faceta poética de Hannah Arendt

La desconocida faceta poética de Hannah Arendt

Hannah Arendt (1906-1975), autora de obras inmortales como La condición humana, Sobre la violencia o Los orígenes del totalitarismo y una de las pensadoras más hondas, prolíficas y relevantes del siglo XX, fue durante toda su vida una reconocida amante de la literatura. Autores como Kafka, Lessing, Proust, Hölderlin, Heine, Dostoievski, Isak Dinesen, Goethe, Rilke, Schiller o Brecht adquieren en el conjunto de su obra un papel sobresaliente, no sólo cuando se ocupa de asuntos artísticos o estéticos, sino también y sobre todo cuando intentaba explicar la rica y compleja realidad que le tocó en suerte vivir. Este gusto literario, que cultivó desde niña (cuando, fascinada, leía las historias de griegos y troyanos relatadas por Homero en la Ilíada y la Odisea), no se ciñó al estudio y la lectura: Hannah Arendt también fue, aunque pocos lo conocen, una aventajada creadora y, en particular, una singular poeta. Ella misma confesaba en una de las entrevistas que concedió (1964)  que “la poesía ha sido muy importante en mi vida”, cuando aludía a la mencionada poesía griega y a su tesón por horadar las posibilidades de la literatura y de las artes en su necesaria sintonía y permanente diálogo con la filosofía. Gracias a la fantástica traducción de Alberto Ciria y a la cuidada edición que Herder pone a nuestra disposición, ya disponemos de un fundamental volumen en el que se reúne la obra poética de Arendt, tan breve como fundamental, y que nos permite acercarnos a esta insustituible pensadora en una de sus más ignoradas vertientes. El volumen culmina con un enriquecedor y extenso epílogo de la profesora Irmela von der Lühe, en...
El doloroso ajuste de Nicolás Maduro

El doloroso ajuste de Nicolás Maduro

Humberto García Larralde * humgarl@gmail.com La salida de Giordani del gobierno avivó esperanzas de cambio en la conducción de la política económica. La nefasta mezcla de inflación, desabastecimiento y caída del salario real clama por una revisión. Y cuando el superministro Rafael Ramírez anuncia que se irá a la unificación cambiaria antes de que culmine el año, algunos suponen que ello se acompañará de las medidas necesarias para hacerlo viable. Pero creo que se está leyendo interesadamente el significado de la defenestración del “monje”. Se razona como si, tirada la manzana podrida del dogmatismo y del atraso, este gobierno fuese ahora otro, conformado por gente dispuesta a reconocer sus errores y enderezar entuertos. Empecemos por la anhelada unificación cambiaria. Sin el saneamiento de las cuentas públicas y la reducción de la excesiva liquidez, no hay manera de contener la inflación y estabilizar el precio del dólar. Y con tasas de interés controladas y expectativas adversas a la inversión, ¿qué incentivos existirán para conservar los ahorros en bolívares? A menos que se levante el punitivo sistema de controles no habrá confianza para el desarrollo de la actividad productiva y la estabilización de un cambio único será precaria. Además, si no se rescata PdVSA persistirá el despilfarro de divisas y, con ello, el desabastecimiento. Para confundir aun más las cosas, el plenipotenciario Ramírez afirma que el mercado cambiario seguiría controlado (¡!). ¿Cómo eliminar el mercado paralelo y la especulación cambiaria si no se libera completamente la compra-venta de divisas? Con relación al saneamiento de las cuentas del Estado, ¿se atreverá Nicolás Maduro a ajustar el precio de la gasolina y de...
“Día de cólera”, noche para todos

“Día de cólera”, noche para todos

Jean Birnbaum Traducción de Carlos Armando Figueredo La cólera fue la primera palabra de Europa. Desde la cólera de Aquiles, hasta el primer verso de la Ilíada, hasta la “justa ira” del pueblo moderno, pasando por la furia del Dios bíblico, ese sentimiento electrifica a toda la tradición occidental. La nube de movimientos que lanzaron el “Día de cólera”, el domingo 26 de enero, se escribe, pues, en un largo linaje. El éxito de la iniciativa se halla en un índice: 17.000 personas, bajo una lluvia glacial, con la cólera como sola palabra del orden del día, no es nada. Falta decir que la cólera no hace una política. La cólera, es la indignación con un signo de menos, es la revuelta menos la esperanza. Esas manifestaciones heteróclitas lo ilustran: sin otro horizonte que no sea la negación de todo: el aborto, el desempleo, el matrimonio homosexual, los medios, los impuestos, los masones, los judíos. Satanás.., la exasperación desemboca en una sublevación de disgusto. NO ABRE NINGÚN FUTURO DE LIBERTAD Sobre ese punto, Georges Bernanos trazó líneas decisivas. Escritor realista y católico intransigente, no por ello dejaba de reconocer el alcance de 1789: si la Revolución francesa tiene un valor universal, decía él, es porque “no fue una explosión de cólera, sino la de una esperanza acumulada”. Algo distinto es la cólera negra que se expresa hoy. Hija de la desesperación, no abre ningún futuro de libertad y ni siquiera pretende resucitar los buenos tiempos. Ni revolucionaria ni reaccionaria, tiene que ver con esa dinámica que el filósofo alemán Sloterdijk analizó en Cólera y Tiempo (Libera Maren Sell, 2007)....
15 años de Revolución Bolivariana en cifras

15 años de Revolución Bolivariana en cifras

AnabellaAbadi M. El 6 de diciembre pasado se cumplieron 15 años desde que Hugo Chávez fuera electo Presidente de Venezuela por primera vez. Este largo trayecto ha incluido la aprobación de una nueva Constitución en 1999, 4 referendos, 4 leyes habilitantes que resultaron en la firma de más de 200 Leyes, y una quinta Ley Habilitante que está vigente bajo el mandato de Nicolás Maduro. Todo ha estado guiado por tres grandes planes de desarrollo. Los tres grandes planes. El primero de estos planes fue las Líneas Generales del Plan de Desarrollo 2001-2007, fundamentado en cinco equilibrios: Equilibrio Económico (“desarrollar la economía productiva mediante la diversificación”); Equilibrio Social (“alcanzar la equidad social, mediante la incorporación progresiva (inclusión)”); Equilibrio Político (“construir la democracia bolivariana mediante la participación protagónica y corresponsable”); Equilibrio Territorial (“ocupar y consolidar el territorio mediante la descentralización desconcentrada”); y Equilibrio Internacional (“fortalecer la soberanía nacional y promover un mundo multipolar, mediante la pluralización multipolar”. Luego vino el Primer Plan Socialista de la Nación 2007-2013. Tras la segunda reelección, se presentó al país como un instrumento para orientar al país “hacia la construcción del Socialismo del Siglo XXI”. Sus 7 directrices claves fueron: Nueva Ética Socialista (refundar la Nación a partir de los valores y principios humanistas y del pensamiento de Simón Bolívar); La Suprema Felicidad Social (una estructura social incluyente, basada en un nuevo modelo social, productivo, humanista y endógeno); Democracia Protagónica y Revolucionaria (consolidación de la organización social y la fuerza colectiva); Modelo Productivo Socialista (eliminación de la división social y la estructura jerárquica del trabajo, priorizando las necesidades humanas por encima de la reproducción del capital); Nueva Geopolítica Nacional (desarrollo territorial desconcentrado); Venezuela como...
De esos polvos son estos lodos: La oferta económica de Hugo Chávez

De esos polvos son estos lodos: La oferta económica de Hugo Chávez

Humberto García Larralde La difícil situación económica por la que hoy atraviesan los venezolanos obliga a recapitular lo ofrecido por el finado presidente Chávez en materia económica, como base de su proyecto político. De esos polvos vienen estos lodos. Sin desmerecer el impacto de su discurso ideológico, lo que el caudillo supo vender a sus compatriotas fue la idea sencilla de que merecían participar en el usufructo de la riqueza social por encima de cualquier consideración basada en méritos, talentos o esfuerzos productivos. La imagen de una Venezuela pletórica en petróleo, minería, potencialidades turísticas y tierras fértiles, pregonada durante décadas por los gobiernos democráticos, así como por Pérez Jiménez, abonaba convincentemente a favor de esta reivindicación. Era tremendamente injusto que en un país tan rico la mitad de su población viviese en condiciones de pobreza. El solo hecho de ser venezolano, más si encarnaba la mezcla racial que tipifica al pueblo en el imaginario de la “revolución”, debería dar derecho a disfrutar de los frutos que nos había legado la generosa naturaleza. Esta tesis se cerraba con broche de oro argumentando que con ello se cumpliría con la vida digna que quiso Bolívar para los venezolanos, traicionada por una oligarquía que se había apropiado de estas riquezas excluyendo al pueblo. Lo verdaderamente patriótico, en tanto daba vida a los designios justicieros de El Libertador, era unirse al proyecto político de Chávez. Quienes se oponían debían considerarse “apátridas”. El proyecto de Chávez Esta prédica encontró terreno fértil en la crisis que experimentó la estrategia de “sembrar el petróleo” luego de los años ’70. La insurgencia de Chávez en el escenario...