La política venezolana está lejos de iniciar una transición hacia la democracia

La política venezolana está lejos de iniciar una transición hacia la democracia

La Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la UCV  y la Dirección de Investigación Legislativa de la Asamblea Nacional debatieron sobre la Dinámica del cambio político en Venezuela en homenaje a Juan Carlos Rey, fundador del Instituto de Estudios Políticos de esa Casa de Estudios. Juan Carlos Rey, politólogo venezolano con amplia trayectoria en el campo de las ciencias políticas, expuso sobre la “Democracia y el populismo en Venezuela”, e indicó que en la Venezuela del siglo XX  imperaron dos modelos democráticos a los que denomina populistas: un modelo de democracia mayoritaria y el otro de democracia pactista. Entendiendo el término”populismo” como la tendencia política que dice defender los intereses y aspiraciones del pueblo, indicó que “el sistema democrático del “trienio adeco” (1945-48)  responde a un modelo de democracia populista mayoritaria, en el cual el gobernante era exclusivamente el que había obtenido la mayoría de votos en las elecciones y se relegaba o excluía del gobierno a las minorías”. Mientras que “el sistema político que se instaura a partir de 1999 “: chavismo”, responde a un modelo que se suele llamar democracia pactista, en el cual las decisiones públicas importantes no podían ser el resultado de aplicar el principio o regla de la mayoría, sino que debían contar con la aprobación de diversos grupos políticos y sociales, aunque fueran minoritarios”, indicó. Por su parte, el politólogo y especialista en análisis de datos, José Magdaleno, señaló que la política venezolana está lejos de iniciar una transición hacia la democracia. Explicó que el actual gobierno venezolano es un régimen autoritario hegemónico, con rasgos de totalitarismo y que para comenzar a vislumbrar...
Perán Erminy: Un artista que siempre creyó en el respeto a las ideas

Perán Erminy: Un artista que siempre creyó en el respeto a las ideas

“Escritor y a la vez pintor. Apasionado del cine y a la vez de las artes plásticas. Analista del arte popular y a la vez del llamado arte culto. Polémico y a la vez mediador. Locuaz y a la vez reservado. Asertivo, valiente y a la vez respetuoso con las ideas ajenas. De blanca cabellera alcanzada con la edad y, a la vez de juvenil vehemencia para defender sus convicciones” María Elena Ramos. Laberintos, 2011. Fundación BBVA Perán Erminy nos dejó el pasado 06 de marzo. Según Wikipedia, su verdadero nombre era Pedro Antonio. En su batalla con la enfermedad que le aquejaba, y dada las carencias de medicamentos en el país, pudo ser testigo de la gran manifestación de apoyo que le otorgaron sus numerosos amigos, alumnos e algunas instituciones que conocían  la magnífica labor que desarrolló en favor  del quehacer artístico y el respeto por  las artes y por lo tanto merecía un espaldarazo Fue uno de los fundadores de la Asociación Internacional de Críticos de Arte de Venezuela (AICA), de la Asociación de Críticos Cinematográficos (ACC), y de la Asociación Venezolana de Artistas Plásticos (AVAP).  Entre  su larga trayectoria figura su rol como creador. En la última exposición que le organizara la Fundación BBVVA en 2011, se pudo  apreciar el trabajo de este artista  que quizás muchos lo  conocían más como crítico, escritor y docente que como artista plástico. Estuvo junto a Los Disidentes en los años 50, enfrentándose a un Círculo de Bellas Artes demasiado conservador para el gusto de las nuevas generaciones. Participó en  El Techo de la Ballena en los 60, grupo vanguardista...
La diáspora: nueva realidad organizativa

La diáspora: nueva realidad organizativa

Tomás Páez @TomasPaez* El incontenible aumento de la diáspora venezolana en todo el mundo, y en particular en los países latinoamericanos y del Caribe, testimonia una original y novedosa realidad en términos cuantitativos y cualitativos. La oleada migratoria que hoy vivimos crece a la velocidad con la que se profundiza la peor crisis humanitaria que ha conocido Venezuela en el último siglo. Las evidencias de ello están a la vista y han sido debidamente documentadas en videos, artículos y estudios y en la incesante multiplicación de solicitudes de asilo y refugio cuya elocuencia nos ahorra palabras. Los ciudadanos venezolanos devengan salarios miserables con los que resulta imposible el acceso a los bienes más elementales, de los que además carece el país. Cuantificados en dólares se asemejan a los que perciben los ciudadanos cubanos bajo el régimen que la dictadura venezolana idolatra, plagia y al que obedece con indiscutible placer, pese a que Venezuela aporta los recursos que les sustrae a los ciudadanos venezolanos. La crisis económica está acompañada de una temible inseguridad, aderezada con impunidad, motivos que explican e impulsan el monumental flujo migratorio de los dos últimos años que está ejerciendo una gran presión sobre los países vecinos, en particular sobre Colombia y Brasil. Estos países fronterizos han establecido centros de refugio, con el apoyo de terceros países e instituciones, con el objeto de atender las acuciantes necesidades de decenas de miles de venezolanos que a diario cruzan las fronteras en busca de medicinas, alimentos y trabajo. Agradecemos profundamente a los gobiernos democráticos su comprensión de la honda crisis que sufren los venezolanos, a quienes acogen y facilitan...
Decálogo del Populismo / Enrique Krauze

Decálogo del Populismo / Enrique Krauze

Enrique Krauze escribió este decálogo en 2005. Es historiador y escritor liberal mexicano. Miembro de la Academia Mexicana de la Historia y de El Colegio Nacional, es además director de la Editorial Clío y de la revista cultural Letras Libres. Autor de más de 20 libros....
Merecemos elegir

Merecemos elegir

Por: Cecilia García Arocha* Las sociedades democráticas surgen a partir de la organización social. ¿Cuál es el objetivo de esta organización? Que sea la ciudadanía quien ejerza el poder. ¿Y cómo lo logra? A partir del momento en que ese poder permite la confluencia de distintos valores como la formación, la educación, la preparación, la información, la capacidad de gestionar y proponer a través de individuos que se preparan para ejercer el liderazgo de diversos ámbitos. Sobre esos líderes que además deben tener la capacidad de unificar, porque nada, ni siquiera el proyecto más pequeño que podamos imaginar se construye dividiendo, cae la responsabilidad de llevar adelante las ideas, planteamientos y propuestas para los cuales fueron elegidos y parte del ejercicio de la ciudadanía radica en tener la capacidad de supervisar, cuestionar, exigir y demandar resultados acordes a sus necesidades. Si hacemos confluir estos conceptos de democracia, liderazgo y ciudadanía, podemos reflexionar juntos sobre el derecho que tenemos a elegir, lo cual significa que tendríamos que voltear la mirada hacia aquellos líderes que presenten propuestas concretas a la solución de los problemas que atravesamos. No es necesario, en este momento, como mucha gente piensa, recurrir a aquellos enormes programas de gobierno, que respondiendo a un momento de nuestro desarrollo, eran necesarios, válidos y que a su vez permitieron que avanzáramos en grandes temas como nación. Fueron tan importantes que el mundo volteaba a vernos como consecuencia de nuestros grandes logros. Algunos de ellos como la Universidad Central de Venezuela,  una red de hoteles turísticos en todo el país, el aeropuerto en crecimiento constante perfilándose como Hub para América del Sur.El...
Demasiado tarde para una solución convencional

Demasiado tarde para una solución convencional

Los fenómenos políticos no son estáticos, sino que están marcados por el cambio constante. En lo que a regímenes políticos respecta, éstos mutan y dan origen a dinámicas que, con el paso del tiempo, propician la sustitución de unos por otros. La democracia no es una excepción. Hemos llegado a 2018 y los estudiosos del tema en el plano internacional parecen cada vez más preocupados por la suerte de las actuales democracias, las cuales a veces corren el riesgo de dar paso a regímenes autocráticos. Casos insólitos como el de la Venezuela actual contribuyen a recordar que, por más sólidas y prósperas que puedan parecer, las democracias contemporáneas no son invulnerables ni eternas. Como todas las cosas vivas, las democracias también sucumben. La tradición del pensamiento político occidental nos enseña que éstas suelen perecer a manos de los demagogos que surgen de sus propias entrañas, al amparo de las libertades que tales regímenes pregonan y garantizan. La explicación nos resulta dolorosamente familiar y comprensible a los venezolanos de nuestro tiempo. No obstante, y a pesar de todo, la idea de que la naturaleza de los fenómenos políticos es cambiante parece seguir siendo increíblemente esquiva para muchos, quizá demasiados, entre quienes enfrentan al régimen que hoy preside Maduro. Una de las cosas que ha complicado la caracterización del chavismo como régimen político ha sido, precisamente, la naturaleza cambiante que exhibe a lo largo del tiempo. La incredulidad y la falta de reflejos han pesado como una losa sobre quienes a menudo han tenido la responsabilidad política e histórica de comprender este régimen y, especialmente, de detenerlo. Si en un principio...