Más allá de darle pan al cuerpo | Observatorio Hannah Arendt

Más allá de darle pan al cuerpo

“Cuando se capacita a la gente, hay un plus ahí muy importante que es en el que realmente se apalanca la superación de la pobreza, porque a la persona se le abre la mente y toma consciencia del poder que tiene y comienza a generar más mecanismos de resiliencia”

Roberto Patiño*

Era el 2016 y en la parroquia San Alberto Hurtado, en la parte alta de La Vega, empezó a evidenciarse de manera dramática la crisis de alimentación que hoy padecemos en Venezuela. Docentes de varios colegios de la zona atendían casos de alumnos que se desmayaban en las aulas por el hambre. Frente a esa realidad, el párroco de ese sector, el padre Alfredo Infante, apeló a la solidaridad de vecinos y afectados para ofrecer alimentación a los niños.

Fue entonces cuando tuve la fortuna de conocerlo y sumamos esfuerzos para concretar el primero de los comedores de Alimenta la Solidaridad. “La idea inicial”, recuerda el padre, “era atender 60 niños en ese comedor de la unidad educativa de Las Casitas, pero se llegó a 100, después 150 y 200. Entonces, se llegó a conversar con la comunidad de La Isla: se abrió allí otro comedor, el segundo”.

El padre Infante se involucró cada vez más en el proyecto, ante la naturaleza inclusiva del programa. “Es muy interesante escuchar los testimonios de personas que para ese momento eran afectas al gobierno y que tenían a sus hijos en el comedor. Alimenta no discrimina por razones políticas ni religiosas. Y eso la gente lo ha reconocido. En el programa comen niños de familias de cualquier tendencia política y de cualquier creencia religiosa”.

En la situación actual de crisis alimentaria y de salud, de emergencia de servicios básicos, con una hiperinflación inclemente que oprime con mayor fuerza a las familias de los sectores populares, los comedores representan un complemento a la alimentación de los niños y muchas veces incluso la única comida diaria. El padre, en ese sentido, considera que el proyecto representa un alivio para la comunidad, sobre todo porque las ganancias van más allá de “darle pan al cuerpo”: “Algo bien interesante es que se abrió también el proceso de formación de las madres, en el que después de dos años se está notando bastante su crecimiento humano, personal, social y profesional”.

Alimenta promueve la importancia del desarrollo personal y comunitario para lograr el empoderamiento y combatir la desigualdad. De encontrar, entre todos, puntos en común de cara a organizarse para hacer frente, y poder superar, a los problemas que nos afectan como sociedad. El padre Infante lo explica de la siguiente manera: “El comedor funciona, en primer lugar, por la solidaridad de muchas personas que ayudan a que haya comida para los niños. Luego, en respuesta a esa solidaridad, ha ido creciendo el compromiso de las madres para organizarse y hacer posible que esa comida que llega pueda transformarse en alimento para sus hijos. Y en tercer lugar, porque en los niños ha ido creciendo también ese sentido de pertenencia, en el que sienten que son parte no solo de un comedor, sino de una organización social. Ha sido un proceso de pasar del ‘yo voy al comedor a comer’, a pasar al ‘yo voy al comedor porque pertenezco a una organización social de convivencia’. Y eso es muy claro. Los niños juegan, comparten. No solo se está alimentando el cuerpo, sino que los niños van creciendo en un sistema de apoyo, de solidaridad, de integración”.

Evitando el asistencialismo y las relaciones de dependencia, los niños aprenden a valorar el esfuerzo y viven la experiencia de los valores convivenciales. “Alimenta la Solidaridad alimenta a los niños con el pan”, dice el padre, “pero también alimenta la solidaridad con todo el proceso que hay detrás de ese pan para que pueda llegar a su destino. Para superar la pobreza es importante romper con el esquema asistencialista y paternalista. Lo más importante es que se den procesos de desarrollo humano, desarrollo comunitario y desarrollo social. La pobreza no solo está en no tener, sino en no saber cómo tener.

El padre Infante es una pieza importante dentro del proceso que él mismo describe, pues si bien Alimenta no discrimina por razones religiosas, sí difunde muchos de los valores que promueve el cristianismo. De este modo, el padre se ha convertido en un canal para transmitir la importancia de la solidaridad, la colaboración, la integración y la superación personal, tanto entre los niños como entre las madres. Igualmente, cuando el pasado primero de mayo sufrimos un hurto en el comedor de Las Casitas, el padre jugó un rol importante en la organización de la comunidad para decidir cuál iba a ser la respuesta ante este lamentable hecho. Cuando, de forma unánime, se decidió protestar trancando la Avenida Principal, ahí estuvo junto a nosotros: rechazando el robo y pidiendo respeto para el comedor.

Con sus acciones, el padre Alfredo Infante genera un impacto positivo en la realidad, que repercute en la vida de las personas y se proyecta hacia las nuevas generaciones. Como las madres, voluntarios, vecinos, y aliados de Alimenta, materializa en sus esfuerzos los aspectos más luminosos que existen en nosotros. Enfrenta la situación de urgencia que estamos viviendo en lo inmediato y ayuda a sentar las bases de la construcción de un mañana nuevo, digno y mejor.

*Roberto Patiño Coordinador de Movimiento MiConvive. Miembro de Primero Justicia.

Publicado por Talcual.com. Julio 31, 2018