Universidad Autónoma Metropolitana de México crea cátedra Benjamín Scharifker

Universidad Autónoma Metropolitana de México crea cátedra Benjamín Scharifker

La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) creó una cátedra de Electroquímica y Materiales que lleva el nombre del rector de la Unimet, Benjamín Scharifker. Dicha cátedra está dirigida a miembros del personal académico de la UAM, los cuales al aplicar y ser aceptados, tendrán funciones de docencia y de formación de recursos humanos en áreas relacionadas con la Ingeniería. Benjamín Scharifker (1953), actual rector de la Universidad Metropolitana y exrector de la Universidad Simón Bolívar, es un químico que ha desarrollado una carrera como investigador científico, además de ejercer la gerencia en la educación superior. Se ha destacado en el análisis y diseño de políticas públicas en ciencia y tecnología y educación superior. Su interés como científico es la electroquímica interfacial, incluyendo la cinética de las reacciones electroquímicas, la formación de fases, polímeros conductores, conversión de energía y eliminación de contaminantes, campos en los que ha publicado más de cien artículos de investigación en revistas internacionales con más de 5.200 citas bibliográficas (h = 35). A principios de 2016 aparece en el Ranking of scientists in Venezuela Institutions according to their Google Scholar Citations public profiles en el quinto lugar de investigadores más productivos en Venezuela y en segundo lugar en la Universidad Simón Bolívar. La Oficina de Patentes de los EUA le ha otorgado 3 patentes de invención. Por sus contribuciones a la ciencia ha recibido el Premio Tajima de la Sociedad Internacional de Electroquímica (1986),​ el Premio al Mejor Trabajo Científico en Química del CONICIT (1991) y el Premio Lorenzo Mendoza Fleury de la Fundación Empresas Polar (1993). Entre los más significativos aportes que Benjamín Scharifker ha desarrollado están los...
Presente y futuro del país: Desacuerdos políticos, actos de fuerza de la ANC y posibles primarias

Presente y futuro del país: Desacuerdos políticos, actos de fuerza de la ANC y posibles primarias

En los comicios realizados recientemente en el país, se genera un resultado muy alejado de lo que algunas encuestas vaticinaban y un error de la oposición que culmina con el gobierno alzándose con la mayoría de las gobernaciones y alcaldías en medio de una situación política tan delicada, como para que algunos países hayan entendido que Venezuela requiere de un acompañamiento internacional para reactivar un diálogo entre líderes del gobierno y de la oposición. Una vez más, el objetivo es buscar el consenso sobre aspectos importantes que le den respuesta a la crisis y que se logre un cronograma electoral para el desarrollo de las presidenciales 2018 en paz, afirmó Eglée González Lobato, profesora universitaria, catedrática del doctorado en Ciencias Políticas de la UCV y directora de la cátedra libre Democracia y Elecciones y del Proyecto Entendimiento Nacional (PEN), En el marco de toda esta realidad, ¿qué opinión le merece la no participación de algunos partidos políticos en las recientes elecciones? No concurrir a elecciones porque no habían condiciones electorales y que esas condiciones se iban a lograr para las presidenciales, me resulta un error político. No solamente la oposición no gana, sino que además pierde los 76 puestos de los 335 que había obtenido en el 2013. En mis estudios en materia electoral, yo siempre apelo digamos a la generosidad para tratar de entender lo que cada uno hace por el país. Trato de ponerme en los zapatos del otro, pero eso que hicieron los cinco partidos de no ir a elecciones significó abandonar a los electores, porque tampoco aportaron la maquinaria electoral tan necesaria para lograr el...
Garantizar elecciones limpias y acuerdo de gobernabilidad

Garantizar elecciones limpias y acuerdo de gobernabilidad

Constituye una de las acciones que proponen cuatro académicos de la UCAB para frenar el deterioro del país en 2018 Hiperinflación, conflictividad social, impunidad, confrontación política, escasez y deterioro educativo. Éstos son algunos de los problemas que se han instalado en la sociedad venezolana y que podrían profundizarse durante 2018.Las primeras dos semanas del año suman indicadores que advierten que la crisis en Venezuela solo ha asomado los colmillos. En por lo menos ocho estados del país se han producido saqueos por la falta de disponibilidad de alimentos y medicinas mientras los cuerpos de seguridad han enfrentado protestas que ya suman siete fallecidos. La escalada de los precios no se detiene. Al 11 de enero, el dólar en el mercado paralelo alcanzó los 168 mil bolívares mientras proyecciones de organismos como el Fondo Monetario Internacional señalan que la inflación a final de año superará 2.300%, dato que se queda corto ante predicciones de economistas como José Guerra, quien habla de un incremento general de precios de más de 10.000%, si no se toman acciones correctivas. La ilegalización de partidos por parte de la Asamblea Nacional Constituyente y la no renovación de autoridades del Consejo Nacional Electoral le ponen gasolina al enfrentamiento político en un año en que se espera la realización de comicios presidenciales y la dirigencia opositora intenta llegar a acuerdos con el gobierno sobre condiciones electorales justas para alcanzar una salida pacífica al conflicto. La partidización de la justicia y la represión continúan agregando nombres a las listas de presos políticos y confirmando los señalamientos de irrespeto a los derechos humanos. Según la ONG Foro Penal Venezolano,...
Más de 100 economistas se pronuncian ante el deterioro del bienestar de la población

Más de 100 economistas se pronuncian ante el deterioro del bienestar de la población

Ante la grave situación que aqueja hoy al pueblo venezolano: Carta abierta al presidente Nicolás Maduro En nuestra condición de profesionales de la economía, nos dirigimos a Ud. preocupados por la crisis por la que atraviesa el país. Nos alarma el rápido deterioro que ha experimentado el bienestar de la población desde 2014, particularmente durante el año recién concluido. El ejercicio de la Presidencia de la República, máxima responsabilidad ejecutiva en la conducción de los asuntos públicos, no puede ser ajeno a esta angustia. Esperamos que, consciente de este deterioro, Ud. entienda la imperiosa necesidad de tomar las medidas que permitan superar cuánto antes esta situación. Su gobierno acaba de entregar a la Securities Exchange Comission (SEC) de los EE.UU. un informe sobre el desempeño de la economía venezolana en 2016. En él se recoge una caída del 16,5% con respecto al año anterior (2015), el tercer año consecutivo de contracción según cifras oficiales. La mayoría de los analistas estiman una reducción adicional del PIB entre el 10 y el 12% para el cierre de 2017, lo que implicaría una contracción del ingreso promedio por habitante del 37% con respecto a 2012, último año en que este indicador experimentó crecimiento. La historia moderna registra reducciones de tal magnitud y tan abruptas, solo en medio de cruentas guerras que devastan la producción y el comercio. Este colapso de la actividad económica no sorprende al observar los datos sobre inversión que registra el informe que su gobierno remitió a la SEC. La formación bruta de capital fijo cayó en un 38,4% en 2016 y en un 63% con respecto a 2012....
Apuntes en torno al extremismo político (II): El chavismo y la interpretación libre del marxismo-leninismo

Apuntes en torno al extremismo político (II): El chavismo y la interpretación libre del marxismo-leninismo

Miguel Ángel Martínez Meucci En el artículo anterior nos referíamos a la forma particular de extremismo político que durante dos siglos ha estado encarnada en esos fenómenos políticos característicamente modernos que son las revoluciones, sobre todo en aquellas que Ángel Bernardo Viso llamó “revoluciones terribles”, y que durante el siglo XX corresponden esencialmente a las que se desarrollaron bajo el guión de la ideología marxista-leninista. En esta oportunidad queremos repasar sucintamente el impacto de este ideario en América Latina, y más concretamente en Venezuela, haciendo ver cómo su impronta sobre el chavismo es innegable a pesar de que sus particularidades no se agoten ahí. América Latina ha experimentado en diversas oportunidades los estragos que a menudo ocasiona la mentalidad revolucionaria de factura comunista. Si bien a menudo las luchas enarboladas por los abanderados de esta ideología estaban en cierto modo justificadas –en tanto se enfrentaban con situaciones de grave injusticia y desigualdad– también es cierto que con demasiada frecuencia el remedio terminó resultando peor que la enfermedad. El caso más emblemático es aquel en donde la victoria de los comunistas fue más completa: en la Cuba castrista la receta marxista-leninista se aplicó de forma bastante nítida y convencional. En la isla caribeña el retraso y la miseria actuales tienen muy poco que ver con situaciones que no sean de exclusiva responsabilidad del modelo de gobierno. En otros casos, la influencia de este ideario resultó fundamental –con matices de todo tipo– en movimientos armados como los del sandinismo, las FARC o Sendero Luminoso, los cuales lucharon con resultados irregulares –pero siempre lamentables– a lo largo de todo el continente. El...
La gran componenda criminal: El reparto de Venezuela entre cúpulas militares y “revolucionarias”

La gran componenda criminal: El reparto de Venezuela entre cúpulas militares y “revolucionarias”

Humberto García Larralde, economista, profesor de la UCV, humgarl@gmail.com Si en los ’60 se nos hubiese dicho a quienes militábamos en la izquierda que nuestra prédica serviría décadas más tarde para encumbrar una dictadura militar, habríamos reaccionado indignados. En esos años la izquierda asumía posturas insurreccionales en distintos países de América Latina, enfrentada violentamente a quienes eran percibidos como el “brazo armado de la opresión”. Los militares eran visto como autores de la represión, tortura y muerte de decenas de jóvenes -en su mayoría, universitarios- insuflados de una fe ciega en su misión “histórica” de “liberar” a la patria. Paradójicamente, esta prédica era a su vez militarista. Fidel, con la autoridad que le envestía haber conducido una revolución victoriosa en las narices del imperialismo, insistía una y otra vez en que “el deber de un revolucionario era hacer la revolución”. ¿Y cómo se hacía eso? Pues, por la violencia militar, agarrando un fusil y alzándose contra el gobierno. Las objeciones de la ortodoxia marxista, que señalaban la inexistencia de condiciones objetivas y subjetivas para el éxito de tal empresa, desaparecían ante la tesis esbozada por Regis Debray: la pequeña rueda del foco guerrillero activaría, cual engranaje revolucionario, a la gran rueda de la insurrección popular. El voluntarismo, con la fuerza de las armas, sustituiría a las luchas sociales. Además, había un militarismo “bueno” y uno “malo”. Las intentonas de Barcelona (1961) y Puerto Cabello (1962) en contra de la democracia venezolana caían dentro del primer grupo por haber sido instigadas por el PCV, la de Castro León -derechista- (1960), dentro del segundo. A principios de los ’70 el golpe...