Marianne Kohn Beker: La dignidad

Marianne Kohn Beker: La dignidad

Por NELSON RIVERA / El Nacional, Papel Literario – 6-8-2017 Fue filósofa, investigadora y profesora universitaria, activista de amplio espectro, editora y creadora del Espacio Anna Frank. Pensadora y persona excepcional: la venezolana Marianne Kohn Beker (1932-2017) falleció el pasado 5 de julio Hay en el mundo personas que saben algo. No basta con decir que son pocas: son excepcionales. Eso que saben es un modo de hacer silencio. De observar con generosidad a las personas que tienen a su alrededor. De no aventurar palabras en vano. Personas que huyen de las generalizaciones. Que practican a diario ese milagro de la condición humana que es la particularización, ajenos a las frases hechas. Personas inclinadas a la comprensión sensible de cuanto les rodea. Personas para las que el mundo lo es de personas. Seres tocados por la dignidad como Marianne Kohn Beker. La conocí en noviembre de 1995. Solo después de cuatro llamadas telefónicas aceptó conversar para este Papel Literario. Dos días después, Vasco Szinetar y yo fuimos a entrevistarla. Unas semanas antes había aparecido en español la biografía de Hannah Arendt que escribió Elizabeth Young-Bruehl. Luego de los trámites del recibimiento, finalmente se sentó frente a nosotros. Entonces vi esa luz que irradiaba, que podía suspenderlo todo a su alrededor. La suavidad de su sonrisa parecía decir: muchas cosas en el mundo podrían haber quedado atrás. Salvo un par de llamadas posteriores a la publicación de la entrevista, no volvimos a encontrarnos hasta el 2004. A comienzos de ese año comencé a leer y a publicar sucesivos comentarios de libros sobre el Holocausto. En octubre o noviembre, Paulina Gamus...
Abandonar la CELAC en solidaridad con las víctimas del autoritarismo

Abandonar la CELAC en solidaridad con las víctimas del autoritarismo

(The Global Americans) Muchas voces piden hacer algo desde el ámbito internacional frente a la grave situación de derechos humanos en Venezuela. Una acción concreta de condena a la dictadura de Maduro—y de apoyo al valiente pueblo venezolano que defiende su libertad en las calles— sería que los gobiernos latinoamericanos realmente comprometidos con la defensa de la democracia abandonen la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Esto implicaría que varios gobiernos estén dispuestos a despojar la legitimidad de un organismo viciado de autoritarismo y al mismo tiempo dejar en claro que convivir con las diferencias políticas tiene como límite el no convalidar en otros países las prácticas antidemocráticas. Hasta el momento la comunidad democrática regional no ha podido hacer mucho frente al colapso total del estado de derecho y la criminal represión estatal en Venezuela, que ya superó el centenar de muertos. En la Organización de Estados Americanos (OEA) fracasó el intento de considerar una resolución en la última Asamblea General que se realizó en Cancún, México, dado el apoyo con el que cuenta el autócrata Nicolás Maduro entre los países miembros y aliados de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y los de la Comunidad del Caribe (CARICOM). En el reciente encuentro del Mercosur, realizado en la ciudad de Mendoza, Argentina, se trató la situación de Venezuela pero no se llegó a aplicar la cláusula democrática. Por su parte, en la UNASUR, con la presidencia Pro-Tempore de la Argentina, tampoco se impulsa aplicarle al régimen de Maduro la cláusula democrática, pues requiere un consenso al que no se llegará por el apoyo incondicional...
Invitación absurda…

Invitación absurda…

ALEJANDRO OROPEZA G. @oropezag Hoy nos invitan a matarnos entre sí, hoy se aúpa la esperanza de que hermanos nos reventemos la vida y nos dicen que es una fiesta que será eterna y en donde la mesa estará servida de miseria y las botellas estarán repletas de sangre fraterna “Al fin de la batalla, y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre y le dijo: ‘¡No mueras, te amo tanto!’ Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo”. César Vallejo: “Masa” (fragmento), en: España, aparta de mi este cáliz, (1937). Es… como un repique sordo de difuntos, como el encuentro de una alternativa ciega con muros de metal chorreados de óxidos de sangre. Resuena… como invitación a cónclaves de sal para hacer perdurar las noches. Parecen… potros de pinturas blancas, tanquetas cabalgadas por macacos verdes que invitan a una fiesta de lutos que se hará una cuadra más allá y en la cual todos los de la calle tenemos un lugar reservado. El convite es para matarnos de a miles; para sepultarnos las voces en papeletas amarillentas dobladas en cuatro con nombres perforados de balas doradas; para morirnos de tiempo perdido, y resistir la sombra de unos que se quieren poderosos para siempre y desean la eternidad prestada al lado de un palacio de colores mustios. ¡Cuántos! ¡Cuántos en todos lados nos han invitado a estas muertes! En frente, al lado de un antes en el que perecen los ahora y se suicidan los futuros. Pero, siempre se pretenden inánimes a los otros, a la carne joven que no retorna del barracón podrido donde una rata devora un ojo...
De justos y valientes

De justos y valientes

ALEJANDRO OROPEZA G. @oropezag La mayor valentía que puede conquistar un ciudadano libre es convertirse en un ser justo “- Señor Vargas, el mundo es de los valientes. – No, el mundo es del hombre justo. Es el hombre de bien, y no el valiente, el que siempre ha vivido y vivirá feliz sobre la tierra y seguro sobre su conciencia.” Diálogo entre Pedro Carujo y José María Vargas, Al Carujo ponerle bajo arresto domiciliario cuando estalla la Revolución de las Reformas (8 de junio de 1835). No escuché el video, no quise en realidad, solo vi las imágenes; y ello porque quizás ya conocía, o me imaginaba, el contenido del intercambio verbal entre los dos hombres. Uno trajeado de civil, desarmado, sin escoltas, directo, inquirente, poseso de su derecho, en la sede de la institución que representa, titular de un Poder Público plural y político, electo por la voluntad popular; otro, uniformado, armado, rodeado de personal equipado, registrando en video la situación, asistido de ese poder que otorga al parecer un uniforme militar, por tanto: valiente, seguro, en la sede de la institución que está llamado a resguardar en nombre del pueblo que la eligió, titular de un grado militar otorgado por la República como miembro de la Fuerza Armada Nacional: apolítica, subordinada al poder civil, profesional y disciplinada. ¿El motivo y razón del intercambio? Poco importa. Importa que el presidente de la Asamblea Nacional de una República, la cabeza de un Poder Público de un país acude a una oficina ubicada dentro del espacio en donde funciona ese Poder Público a solicitar información, o explicaciones, cualquiera que ella sea; y...
Pronunciamiento del Observatorio Hannah Arendt: Hechos 5 de julio

Pronunciamiento del Observatorio Hannah Arendt: Hechos 5 de julio

El Observatorio Hannah Arendt expresa su total repudio por las acciones de violencia que fueron desatadas en el Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional venezolana en contra de los parlamentarios legítimamente electos por el pueblo soberano de la nación; lamentables hechos acaecidos el día 5 de Julio del presente año cuando se conmemoraba un año más de nuestra independencia. La brutal agresión, ejecutada en dos tiempos, y protagonizada en primer lugar, por la abrupta irrupción de los representantes del Poder Ejecutivo; y por las bandas paramilitares, llamados colectivos, en segundo lugar, solo refuerza la convicción que estar en presencia de un gobierno tiránico que se ampara en el poder de las armas de la República y de unas facciones rabiosas, como último recurso para tratar de ejercer un gobierno que ya no descansa en un legítimo acuerdo social y en la voluntad del pueblo. La Asamblea Nacional venezolana es el único poder público electo por el voto de CATORCE MILLONES de ciudadanos, por lo que un ataque a sus instalaciones y a sus miembros es una agresión desesperada contra el PUEBLO VENEZOLANO y contra lo que éste representa como poder originario, base y fuente de legitimidad de los poderes públicos. Expresamos nuestra solidaridad y respeto con todos los diputados y diputadas víctimas de esta agresión; con el personal que se encontraba laborando; con los representantes diplomáticos presentes; con la oradora de orden designada la Dra. Inés Quintero; con los invitados a la conmemoración y con los valientes periodistas que suman con ésta, una agresión más en el cumplimiento de su heróica tarea. Vaya nuestro particular saludo y...
Venezuela, volver a dónde, volver a qué

Venezuela, volver a dónde, volver a qué

En el último año y medio han llegado a España 29.000 venezolanos. Son parte de la llamada “oleada de la desesperación” que ha huido del país JUAN CRUZ – EL PAÍS Domenico Chiappe (44 años, periodista, nacido en Perú, criado en Caracas) deja caer la mirada cuando se le pregunta si imagina su regreso a Venezuela, su país, de donde falta desde hace tres años. “¿Volver? ¿Volver a dónde? ¿Volver a qué?”. Y añade: “En todo caso, los héroes se quedaron adentro”. No tienen forma de salir. Y sufren, como han sufrido los que se han ido, pobreza, desabastecimiento y miedo. En el último año y medio han llegado a España 29.000 venezolanos, y aquí viven ya más de 300.000, según el Observatorio de la Voz de la Diáspora Venezolana, que analiza los datos del Instituto Nacional de Estadística de España (INE). Tomás Páez, sociólogo de origen canario, coordinador del estudio La voz de la diáspora venezolana (Catarata, 2015), llama a la avalancha del último bienio “la oleada de la desesperación”. Se van, dice Páez, “porque no les alcanza con el sueldo, porque no tienen medicamentos, comida; pero sobre todo se van por miedo”. La inflación actual de Venezuela es del 700%, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque las empresas que hacen estudios econométricos en Venezuela la incrementan al 1.200%. En los dieciocho años que dura el régimen han sido víctimas de la violencia 350.000 venezolanos, según el Observatorio Venezolano de Violencia. “Algo menos que en Siria, en cuya guerra han muerto 400.000”, apunta Páez. “De casa sales”, añade, “no sabes cuándo llegas”. Las estadísticas tienen nombres propios....